Historia sin Titulo 5

Historia sin título 5

Caminaba esta tarde por una calle poco concurrida pero muy amplia, típico en un barrio comercial. Y en el trayecto tropecé con un señor, vestido en harapos, que descansa en un banco. “ Un mendigo” pensé. Y le arrojé una moneda de bastante valor en su sombrero que estaba a su lado en el banco en el que descansaba. Me agarró por mi chaqueta y me llamó con voz fuerte. “ Querrá robarme” me atacó la duda, pero en su mano estaba la moneda que recién yo había lanzado y me la retornaba con presteza.

  • Tengo dinero, gracias pero no es necesario – dijo el hombre.

Iba a continuar mi camino pero por alguna razón me detuve al ver que sostenia una carpeta grande con varios manuscritos.

  • ¿Escribe usted? – pregunte indiscretamente.
  • Solía hacerlo con mayor frecuencia antes – dijo en un suspiro – pero el deseo de contar historias era mas fuerte que mi voluntad para evitar lastimarme.

No pude entender en primera instancia a que se refería. Sin notarlo si quiera me senté a su lado a escuchar su historia, pues yo también escribo.

  • Escribo novelas de todo tipo, drama, comedia, tragedia, aventuras, romance, fantasia, horror, suspense y ciencia ficción – dijo con franqueza – pero mis trabajos jamas podrán ser reconocidos. He sido vetado de todas las editoriales por haber roto la ley mas sagrada del escritor.
  • Robar el trabajo de otro y querer publicarlo, la sanción mayor – dije en un suspiro.
  • Exactamente, no gané años de prisión, gane algo peor: la negación a la publicación de mis obras. Pero aún asi sigo escribiendo.

Algo no me quedaba claro, como puede ser vetado por robarse un trabajo impropio pero tener madera para escribir. Faltaban piezas en la historia.

  • Cuando era un poco mayor que tu – dijo señalándome con su nudosa mano – Me uni a un amigo que tenia la misma madera que yo para ingeniar historias. Mientras el sacaba temas inimaginables para la literatura en si, yo tenía una forma de relatarlas que atraía al publico sin importar cual fuera el tema. Decidimos dedicarnos a la literatura. Tuvimos en un inicio varios proyectos sin terminar, no quedábamos complacidos. Hasta que un dia, por fin encontramos un proyecto lo suficientemente prometedor como para enviarlo a una editorial. El era el que proponía ideas, y yo acordaba en cuales serian las correctas y las adecuaba a la historia. En el proceso de la creación el encontró a una moza, una muy dulce a la cual le apasionaban las buenas historias que atrajeran publico pues era una fuente fácil para obtener dinero. Eso le encanto a él, pero yo no deseaba escribir por dinero, yo quería que el mundo se apasionara por los libros y se sumergiera en la historia, que formaran parte de ella.
  • ¿Por eso es que aún usted escribe? – le interrumpí sin pensar.
  • Si, joven, por eso aun escribo – asintió el – A pesar de ello, la acepte como colaboradora pues tenia contactos en una editorial y podía ayudarnos mucho. Lamentablemente, el y yo tuvimos una discusión debido a que el quería repartir las ganancias del proyecto en un 70 – 30, beneficiándose mas a el y a su señorita con la excusa de que merecían mas a pesar de que ella solo había ayudado facilitándonos el acceso a un editor, con el cual aun no habíamos podido contactar personalmente a pesar de estar enviándole nuestros proyectos. La discusión fue enorme, y al final yo me retire con el manuscrito original en manos – dijo sacando un grueso volumen de su carpeta aun envuelto en un sobre ya desgastado por los años.

Mire al anciano con algo de tristeza, tuve la ligera impresión de por donde iba a concluir la historia, pero hubo algo con lo que no contaba.

  • A pesar de estar escribiendo un proyecto enorme con el, me dedicaba en mis ratos libres a escribir historias cortas, pequeños cuentos y prefacios para posibles novelas, algunos guiones y otros tantos apuntes. Lamentablemente, todo esto lo deje atrás aquella noche. Cuando volví en la mañana con la intensión de un nuevo trato, fue muy tarde, aquellos dos habían limpiado el apartamento y ya no quedaba rastro de nada, ni de una media. No pude contactar mas con el, por lo que decidí culminar el manuscrito por mi cuenta. Pero cuando lo llevé a la editorial, me echaron a patadas por plagio y hurto en cuestión de minutos. Y confiscaron mi manuscrito pensando que lo había robado de la imprenta. No me tomo mucho unir los cabos sueltos y en pocos meses el libro que había ido construyendo estaba publicado a su nombre y el de ella.
  • ¿Ellos le robaron su trabajo? – pregunté – ¿Fue a través del editor cierto?
  • Ella lo contrató desde un principio con tal de hacer una copia de la historia, nunca nos llevamos bien y envenenó a mi amigo con mentiras y pensamientos absurdos para que desconfiara de mi, asi fue como terminamos peleando esa noche. Es triste, pero a pesar de que robó mi obra nunca llegó a ver la obra publicada, lo asesinaron poco antes de que fuera expuesta en las librerías. Dicen que se suicidó. A estas alturas no se si realmente fue ella quien le asesinó para obtener todas las ganancias de las obras.
  • ¿Obras? – insistí – ¿que no sólo fue esa gran novela?
  • Ambos escaparon con mis manuscritos personales, esa chica le sacó dinero a todo lo que pudo, dejándome a mi sin mi mejor amigo y sin la posibilidad de cumplir mi sueño – dijo el hombre con la mirada vacía. No escribí en un buen tiempo tras esa traición.

Con un dolor en el pecho incalculable por tal historia, decidí hacer una ultima pregunta.

  • Señor, yo también siento pasión por escribir – saque con prisa algunos de mis trabajos de mi morral, los hojeó mientras los miraba con aprobación – Sinceramente su historia me ha tocado y quisiera hacerle un favor.
  • Se lo que quieres, pero no puedo permitirte algo asi – respondio sin que yo pudiera siquiera terminar mi frase.
  • Pero quiero ayudarle – insistí.
  • ¿Parezco necesitar ayuda? – dijo – no estoy aquí mendigando aunque mis ropas digan otra cosa, vine aquí a buscar inspiración. Y tu, joven, a pesar de que me has interrumpido mi momento, has tomado tu tiempo en escuchar una historia que perfectamente podría ser mentira.
  • Si fuera mentira, ya hubiera mencionado el nombre de esa mujer que le robó todo – dije – Pero nuevamente, reconozco que usted no quiere fama, ni hacer famoso a alguien, solo quiere hacer sentir a quienes leen sus obras. Entiendo el sentimiento.
  • Tienes talento, escuchas con el corazón – dijo pensativo mientras miraba su maletín con manuscritos – Realmente, ya ahorita me toca irme de este mundo, pero he encontrado a alguien que ve como solían ver mis ojos – tomó mis manos – te dare una tarea, pero por favor, hazla de esta manera.

El señor susurró algo a mis oídos y asentí con seguridad. Me entregó los manuscritos y esa fue la última vez que le vi. Nunca supe su nombre, ni el del libro que publicó. Pero si conocí y fui capaz de publicar los cuentos anónimos que van adjuntos a este libro. No me adueñé del dinero de la publicación, todo fue otorgado a la caridad y fondos para bibliotecas y librerías.

Esta historia trae mi nombre, pero sus cuentos no, y como pedí se vendieron como anexos especiales, a pesar de no tener nombre de autor. Me obligaron a dar el mío, pero supe que las personas entenderían; con esta historia de prefacio todo resulta muy claro.

17 thoughts on “Historia sin Titulo 5

    1. Garet, las historias sin titulo usualmente son resenyas de historias de mi vida con algunos cambios, aunque para ser sincera, esta fue de un sentimiento.

  1. Que buena inspiración de historia si fuese «irreal» y si es Real vaya que te hiciste de la herencia del pobre anciano, estafado doblemente por dos Mujeres. jajajajajaajaja y cuales erán las historias del manuscrito. ???

      1. Eres la heredera del Poligráfico jajaja pero en el testamento, no leíste el último párrafo que dice, que todas las ganancias de publicación de esos manuscritos serán destinadas para la inversión de unos nuevos Teclados con teclas (Ñ) de repuesto en un estuche extra. Jajajajajjaja Salu2s Manu..
        Vaya estafadora y embaucadora que me has salido L. Krugger

    1. Lo escribi el viernes pasado y dices que me demore en subirlo… dios
      sabes que life with powers la escribi entre 2014 y 2016 y lo vine a publicar ahora?
      Eso fue rapido.
      Con Clavicore (otra historia corta) me tarde un mes y medio en subirla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *