La historia de Sir Geoffrey. Una épica y absurda aventura desventurada

La historia de Sir Geoffrey

Una épica y absurda aventura desventurada

 

 

 

 

 

Por Marcos A. Alemán (estando muy aburrido)

 

 

Casi prólogo

 

Hace mucho tiempo en una tierra llamada Distopia…

 

Era un día lluvioso en las costas de Garna, los arboles crujían y las olas resonaban contra los peñascos, de un modo tal que parecía que el mundo acabaría. Sin embargo, eso no es relevante para nuestra historia, lo que si podemos decir que había un clima precioso en los fértiles campos de Gondania, donde la brisa con olor a trigo inundaba los sembrados con su fragancia. Pero eso tampoco nos interesa, ya que no fue allí, sino en una villa en el Reino de Morian, donde nació nuestro aventurero.

 Sir Geoffrey de Manelle, era un individuo peculiar: Nacido en el seno de una noble familia con una comarca en las inmediaciones de Ciudad Dorada, desde pequeño fue el mimado de la familia. Lord Gregor de Manelle, su padre, gran general de las fuerzas reales, murió en el campo de batalla luego del combate atragantado con una aceituna cuando Geoffrey apenas tenía 9 años. El título de su padre debía pasar a manos de su tío Henry, más conocido como Henrietta, debido a su inclinación al travestismo. Sin embargo, la tradición decía que el sucesor debía ser varón, condición que cumplía Henry, pero nadie sabía si llamarlo lord o lady. Para solucionar este dilema se reunió al consejo de ancianos, que luego de un largo debate acerca de si este señor/ a debía o no ser el conde, decidió poner en el titulo al hermano mayor de Geoffrey, sir David.

A la edad de 16 años fue enviado a estudiar a la capital, en la prestigiosa (y antigua) universidad de Carmain. Allí, sus prestigiosos (y antiguos) profesores le enseñaron de arte, literatura, religión, lenguas y otras muchas cosas inútiles que probablemente no usaría en su vida.

Al terminar sus estudios volvió a su casa, y se encontró a su madre en un estado lamentable de depresión: se le había manchado su guante favorito en la parte superior del dedo gordo de la mano izquierda. Tal era el estado de depresión de su madre que esta se había intentado suicidar en dos ocasiones, una mordiéndose la lengua y la otra aguantando la respiración. Para evitar ver a su madre en ese lamentable estado, decidió mudarse lejos, a una villa con 2 acres de terreno en Woodtown.

Allí, maravillado por lo hermosa que era la naturaleza y las grandiosas vistas que se disfrutaban, se dio cuenta que quería dedicarse a plasmar en pintura ese bello panorama. Imaginen:

 Era un hermoso valle surcado por un río que nacía en un lago. Al norte se podían ver las montañas cubiertas de nieve blanca, que inspiraban una hermosa sensación de paz. El camino real, que iba directo a Ciudad Dorada, aparecía ondulante a lo largo de tan bella llanura llena de frondosos pinos y abetos. En fin, el paraíso.

 Nuestro Sir Geoffrey, (si es que aun se le puede llamar sir, ya que carecía del más mínimo bajo titulo de caballería), cada día subía a la colina más cercana a su casa y pintaba. Un día, cuando ya iba por la mitad del cuadro, al llegar a su artístico lugar, vio impactado que una crecida del rio por un temporal había inundado el valle. Tuvo que esperar a que el lugar se volviera a poner tan bonito como antes, solo para que un día después de volver a poner el pincel en el lienzo un incendio provocado por un hombre al que llamaban El Pirómano, hizo que el verde valle pasara a ser una llanura vacía y gris.

 Geoffrey sufrió un golpe tan duro que decidió dejar la pintura. Estuvo deprimido varios meses, buscando un rumbo para su vida. Pasaba horas en el bar de Graytown (ya que el pueblo tuvo que cambiarse el nombre luego de lo del incendio) y fue allí, en ese antro de sacerdotes borrachos y religiosos gamberros donde conoció a la mujer que cambio su vida.

Esta mujer se llamaba  Lily, hija del panadero, y en serio Geoffrey se llevó el premio gordo, pues tenía una belleza tal que era comparable a los más jóvenes y rechonchos productos de ganado porcino de la granja. Era gorda y tonta como ella sola, pero el amor es así, y aunque lo mejor habría sido enviarlo al psicólogo o al oftalmólogo,(que no se si existirían en la época medieval, pero es mi mundo y si yo lo digo, es así) el se enamoró de ella/eso. El padre de ella, al ver que nuestro protagonista era un hombre adinerado, lo seleccionó como principal pretendiente para su hija, descartando así al marrano Tuck y al gordo hijo del carnicero.

La boda no demoró, se celebró en la colina donde pintaba Geoffrey, ahora con vista a una de las mayores reservas de carbón vegetal del reino.

La luna de miel, la pasaron en una isla tropical, mas no pudieron disfrutarla al máximo, pues una parte del dinero ahorrado la tuvieron que dar para pagar la cama de la posada en la que durmieron la noche de bodas, ya que por algún motivo de problemas estructurales no pudo con el peso de la situación que sobre ella se desenvolvió.

Casados ya decidieron irse lejos del pueblo y dejarse llevar por el camino. Agarraron un carro con 2 caballos y partieron, dejando atrás el lugar donde se conocieron. Todo les fue muy bien, seguían siempre el camino y parecía que Geoffrey al fin había alcanzado la felicidad, pero eso se vio interrumpido cuando llegaron a una intersección, donde Geoffrey quería ir a la izquierda y su esposa a la derecha. Como ya es sabido, todas las disputas matrimoniales de esa índole política acaban en tragedia. A los 5 días, la confrontación ya involucraba a los pobladores de la zona. Los del lado izquierdo defendían la premisa de que por ley divina y de la vida la izquierda siempre lleva al éxito. No obstante, los voceros representantes del lado derecho contrarrestaban diciendo que los del lado izquierdo no eran más que campesinos y que la regla siempre ha sido ir por la derecha, poniendo el argumento que la mayoría de la población era diestra y los zurdos la minoría. La discusión llego a su fin al pasar por el camino un abogado, que al ver la situación entre Geoffrey y Lily llego a la conclusión de que ese matrimonio estaba irremediablemente roto. Tras la firma de las dos partes litigantes se llegó a un acuerdo equivalente para las partes involucradas: Geoffrey iría por la izquierda y Lily por la derecha. Al no ponerse de acuerdo acerca del carro y los caballos, se decidió calcular y se llegó a la conclusión de que 1/3 de un caballo pertenecía a Geoffrey y los dos tercios restantes le pertenecían a Lily. Repartidas las respectivas partes del pobre animal el abogado se marcho llevándose consigo el caballo restante y el carro, argumentando que al tratarse de un numero par de elementos hacía imposible su distribución equitativa.

Geoffrey, con el corazón roto, decidió continuar su viaje hacia donde lo llevara el rio de la vida, aunque aparentemente estaba en tiempo de sequia porque tras varios meses de viaje no parecía llegar a ningún lado. En el camino, aprovechando la melancolía de su corazón, comenzó a ganarse la vida como poeta, yendo de pueblo en pueblo cantando sus pesares y reveses. Todo seguía igual hasta que un día, mientras se encontraba ahogando sus penas en alcohol en la taberna de un pueblo, aparecieron unos individuos que llamaron su atención. Uno vestía una armadura de hierro, puesta sobre una prenda azul. En la faja llevaba una espada larga y sobre los hombros una capa deshilachada. Otro era un elfo, con una capucha café y que aparentemente no portaba ningún arma. Los acompañaba una chica que para sorpresa de Geoffrey tenia cola y orejas de gato y que vestía de negro con un trapo que le cubría la mitad del rostro, dejando descubiertos solamente los ojos.

“Esto debe ser a lo que suelen llamar aventurero” Pensó Geoffrey. Estaba tan interesado en conocer a dichos individuos que decidió gastarse la tercera parte de sus ahorros en invitarlos a tomarse una cerveza con él. El hombre de la armadura se le presento como Harold, y los otros dos como Emeler y Mika respectivamente. Efectivamente esas personas eran aventureros que buscaban un cuarto compañero para viajar a las lejanas tierras de Costa Gris, donde el oficio está bien remunerado y hay cientos de oportunidades de triunfar y lograr fama. Una vez más dejándose llevar por sus impulsos, nuestro joven protagonista se unió a los aventureros, valiéndose de sus conocimientos médicos y lingüísticos aprendidos en la universidad.

Así comenzó una nueva etapa en la vida de Geoffrey, partiendo al día siguiente hacia la aventura que comenzaba ante él.

 

 

 

 

 

 

17 thoughts on “La historia de Sir Geoffrey. Una épica y absurda aventura desventurada

  1. ohayoo lucy-chan(no se porque siempre tengo la manía de ponerle «chan» a las chicas con quien hablo ) bueno dejando de un lado eso , curiosa historia aunque soy mas fan del terror que de este estilo de genero, aun así muy curiosa, en fin es bueno encontrarse otro bloc que se de dique a este tipo de cosas como tal, ya que cuando estoy aburrido me gusta leer cualquier cosa que me llame la atención y me inspire a escribir mis relatos, aunque yo escribo terror puede que también aya uno que otro drama romántico que por alguna razón siempre acaba en tragedia jejeje, cero que ese es mi estilo, bueno no te agobio mas y un saludo seguiré dando vueltas por acá para ver que ay de nuevo.sayonara

    1. Vale vale, aunque aclaro nuevamente que esta obra no es mía, es de un amigo que me permitio publicarsela.
      Espero verte por acá, tal ves puedas participar en algun concurso

  2. mm..,.m… esta historia me suena de alguna parte de otra similar, esto me huele a Copyray… jjajajajaja con unos arreglitos de escenografía y vestuarios. Y creo que es la Biografia de La niña de la escalera en el cielo. La veterinaria de mascotas. jajajaj Salu2s Manu …

      1. Lucy, La hija del panadero jajaja esa es nueva ….. valiéndose de sus conocimientos médicos y lingüísticos aprendidos en la universidad. jajaj Eres tu encarnada en tus obras de forma indirecta o se me fue el rollo de la pelicula jajajaj Salu2s Manu.

          1. Pues para no ser tuya la historia creo que hacen referencia de ti indirectamente o mi mente esta inducida jajajaja cuando crearas una de Terror bien fuerte y tenebrosa.. Salu2s Manu…

  3. Jajaja, me gusta me sacó unas cuantas risas , la otra historia de el tambien me gustó debería poner más, bueno voy a leer el siguiente capitulo

Responder a aoisorabluesky Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *