Día 14.1.4


Mas adelante del camino que seguían Geoffrey y Marcos guiados por el instinto de Yuna, se encontraba la aldea secreta de los Felyos, oculta a la vista de aquellos que no podían percibir a los Ratseltier por el poder de Riku desde tiempos inmemoriables. Pero Yuna y su equipo tenían esa extraña capacidad para poder notar lo desconocido, en este caso Marcos fue el que notó el camino oculto.
– Es como un resplandor en el suelo ¿Pueden verlo? – preguntó – Lo seguimos?
– Si, incluso el aire huele diferente – dijo Geoffrey olisqueando el aire. – Vamos a ir por ahi
– Yuna, deja de cantar, tu tarareo me está dando sueño – se quejó Marcos, pero Yuna no detuvo su tararear.
Ya un buen rato llevaba Yuna tarareando la misma melodía, sin pronunciar letra alguna, solo caminaba hacia adelante sin mirar atrás. La mirada fija y los brazos junto al cuerpo. De pronto Yuna se detuvo, sacudió su cabeza y sus ojos centellearon.
– GATITO! – gritó Yuna al percibir una cola bamboleante saliendo de un arbusto hacia el cual se aproximó corriendo.
– En serio un gato te saca de ese trance extraño?! No te entiendo en lo absoluto – dijo Marcos.
– ¿Yo veo muy alado ese gato o es idea mía? – dudó Geoffrey.
Yuna estaba sosteniendo a un Felyos y este la miraba fijamente, hasta que desvió la mirada hacia el grupo y profirió un maullido agudo.
– ¡INTRUSOS! – gritó el Felyos – INTRUSOS EN EL BOSQUE!! Y TIENEN A LA PROTEGIDA!!
El Felyos se sacudió lo suficiente como para liberarse de Yuna con un par de zarpazos al aire. Esta, asustada, retrocedio cayendo al suelo. Marcos se adelantó tomando la capa de Geoffrey y lanzándose tras el Felyos.
– Que haces? – grito Geoffrey – Mi capa devuélvemela!
– Idiota! – respondio Marcos mientras corría por el bosque – Es una alarma. No sabemos que nos pueda pasar si avisa al resto, podrían atacarnos.
Marcos cuando estuvo lo suficientemente cerca, se abalanzó sobre el Felyos de un salto, envolviéndolo en la capa. Se levantó victorioso y enseñó la capa envuelta en lo alto como trofeo. Pero no contaba con que el Felyos rasgaría la capa para escapar.
– Mi capa! – exclamó Geoffrey con lagrimas en los ojos – Marcos!
– No hay tiempo para eso… – dijo Yuna – hay que irse de aquí.
El Felyos con tal de que no le volviesen a atacar aleteo con todas sus fuerzas mientras daba la alarma. Ya estaba demasiado lejos como para que le pudiesen encontrar. Pero volvió enseguida gritando
– FUEGO FUEGO EN EL BOSQUE DE LOS FELYOS!!
Marcos, Yuna y Geoffrey se miraron. Ahora mas que nunca había que huir del bosque, pero su camino de escape estaba cercado. Un grupo de elfos oscuros venían enfrentándose con los Felyos que huian, mientras derribaban más árboles en su camino.
– ¿Ahora que hacemos? – dijo Yuna mirando con miedo a Marcos.
***
Del centro del bosque de los Felyos, justo donde estaba la pequeña ciudadela, había aterrizado Lizzy. Que junto con Mystery les había aclarado a los Felyos que venían en busca de alguien que se había perdido. Lo que les tomó por sorpresa fue la repentina aparición por el norte de la ciudad del pelotón restante de elfos oscuros que había atacado Lichtlos. Lizzy adoptó su forma de dragón y se dispuso a atacar.
– Esperen un momento.
Todos se quedaron quietos, incluso los elfos.
– ¿Nhïo que estás haciendo? – dijo Game Life dando un paso al frente hacia el.
Nhïo comenzó a hablar en un lenguaje extravagante y desconocido para Game, pero al parecer los elfos le entendían. Estos les respondieron en el mismo lenguaje, y parecía como si estuvieran explicando algo.
– Es elfico antiguo, elfico corrupto… – dijo Mystery – Lamentablemente no lo entiendo.
– Ah de seguro les esta pidiendo que se detengan – se alivio Game Life.
Pero Lizzy entendio enseguida que era lo que estaba ocurriendo, apartó a Game Life con sus patas delanteras, inhaló con potencia y atacó. Una llamarada enorme se dirigío hacia Nhïo y se extendió al bosque.
– ¡Lizzy no! – gritaron Aoi y Mystery
Nhïo quedó envuelto en llamas como la tropa de elfos, pero el humo se disipó acompañado de una fuerte carcajada. Nhïo había lanzado un escudo protector evadiendo todo el fuego de Lizzy.
– Había olvidado cuan viejos son los dragones para entender lenguajes arcanos – dijo Nhïo – Buen trabajo Lizzy, pero no creo que sea suficiente.
Nhïo devolvió el ataque a Lizzy, forzándola a encogerse sobre si misma mientras iba perdiendo la forma de dragón. Llego al punto de ser mas pequeña que Game Life, convertida en una pequeña coneja de pelaje color de rosa. Game Life saltó sobre ella para protegerla con lagrimas en los ojos.
– ¿Cómo pudiste hacer esto Nhïo? – le vociferó Game.
Un elfo oscuro amenazó a Game Life con una flecha que le rozó la mejilla.
– Dirigete con respeto hacia el Principe Elfo de los Bosques Malditos, mocoso – gruñó el elfo.
– Wulfric – dijo Nhïo apartándolo hacia atrás mientras le bajaba el arco – No hay que ser tan bruscos. Lleva llamándome de esa forma mucho tiempo, y la verdad no nos habíamos presentado completamente, no es su culpa. Ahora Game, tienes dos opciones, puedes resistirte como Lizzy, o ayudarme a vengarme de Mizashi Pride. Tu escoges.
Game se detuvo antes de dar su respuesta, no quería que los atacaran como a Lizzy, y por culpa de Mizashi Pride se había desviado de buscar lo que era verdaderamente importante para el: Yuna. Si sobrevivía a esto podría volver a encontrarse con ella y seguir explorando lugares como al principio. No sabía cual era la escala de venganza que tenía Nhïo, pero sus ansias de volver a ver a Yuna eran mas fuertes.
Game se levantó, miró a los chicos y miró a Nhïo.
– Lo siento chicos – se dirigió hacia Nhïo – ¡Au! ¡Lizzy! – Lizzy le había mordido el antebrazo y había huido con Aoi Sora.
– ¿Game, que estás haciendo? – dijo Mystery.
– Lo estoy haciendo por Yuna – dijo Game – si queremos volver a ver a Yuna no podemos quedarnos aquí. Mira lo que le hizo a Lizzy. Vengan conmigo.
– No Game – se negó Mystery.
– ¡Hagan lo que quieran! – dijo Game.
– Buena elección – dijo Nhïo tomando a Game y llevándolo con su ejercito. Con la mano que le quedaba libre encerro a Aoi, Lizzy y Mystery en una esfera de conjuro y los impulsó al otro lado del bosque – Vaya parece que tus “amigos” se han ido.
Game se quedó mirando el lugar ofendido y se volteo de nuevo.
– ¿Que hay que hacer ahora? – dijo
– Encontrar el tesoro de Mizashi Pride, que se oculta en este bosque – dijo Nhïo.
– ¿Y ese cual es?
– La Bella del Bosque de los Felyos.

14 thoughts on “Día 14.1.4

  1. esto haber si mi nuebo nikc con un poco mas de estilo sirve…ademas responde los comentarios Lucy deja la pereza >:(

      1. y me voy a comer algo q hace hambre, hambre de la buena, y no tengo un $ arriba q mi hermanastra me quito el unico billetico de 50 q llevaba arriba :’v

  2. es mas retiro lo q dije antes, por Yuna !!LE PRENDERIA FUEGO AL MUNDO SI FUERA NECESARIO JODEEER!! o eso es lo q diria mi yo de la historia

  3. wooooooooooooooo quiero mas quiero mas mas mas , Lucy cada vez la historia me intriga mas, ahora soy malo traicione a mis amigos , algo q nunca haria…creo…depende… pero esos son detalles menores, q pasa con el mango quiero ver una manga de esto ahora ya, aq uein hay q pagarle? por cierto , en las vacaciones no vi el blog porq, pues estaba de vacaciones o sea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *