Homeless

No tengo idea de cuánto tiempo llevaba yo vagando sin hogar fijo, creo que desde que dejé el orfanato. No vivía en las calles, si no en los sitios en los que trabajaba, hacia doble turno como dependiente y como guarda nocturno. Era muy agotador, pero cobraba bien. Yo casi nunca he necesitado dormir mucho, por lo que con pequeños intervalos de descanso de 5 minutos cada 40 minutos estaba bien.
Un día, cierta chica entro a mi local. No solo de consumidora, si no de observadora. Casi al irse, me llego con un colega del trabajo un papel de parte de ella, que no ocultó mientras escribía. Pedía que nos reuniéramos en la noche del día actual, en un parque que no quedaba muy lejos.
Era una chica muy linda y madura, de ojos ligeramente salvajes que te invitan a pensar lindas fantasías, obviamente no dudé. Cambie mi turno de guardia con un amigo al que chantajee con algunos bienes.
En la noche, fui a su encuentro, estaba claramente elegante en un vestido blanco que hacia resaltar sus oscuros cabellos que de alguna forma tenían el brillo del firmamento incluido en ellos.
Después de una larga e interesante conversación terminamos recostados bajo un árbol, ella apoyada en el tronco y yo descansando entre sus piernas. Estaba mas que complacido con esta primera cita, todo estaba tomando el rumbo de ensueño.
Has estado solo mucho tiempo por lo que puedo notar ? dijo ella de repente cambiando el tema de conversación ? Se siente en tu actitud. Nunca conociste a tus padres verdad? ? En ningún momento yo llegue a darle esa información, pareciera que la estaba adivinando pero sus gestos eran tan genuinos a la hora de hablar que no parecía estar mintiendo ? Lamentas al menos no haber conocido a tu madre, incluso aun deseas el haber pasado por sus cuidados. Resulta encantador ? Esa chica me estaba leyendo por completo ? No es necesario que hables, se lo que quieres, y complaceré ese deseo egoísta.
No entiendo como fue que empecé a verla un poco mas grande cada vez, pero eso no termina allí. Senti como una fuerza que me halaba hacia ella, algun tipo de succion. Mis huesos todos dolían, sobre todo los de mi cráneo. Mi cabeza fue la primera en desaparecer, a través de esa succión. Fue como si me estuvieran tragando vivo, no era nada placentero. Mis huesos no crujían pero era extremadamente doloroso y muy calido a la vez. Volvi a ver la luz, pero no de la misma manera, esta tenia una intensidad rojiza. Ya el dolor había pasado. Pero no era momento para tranquilizarse, me estaba ahogando, estaba sumergido por completo en liquido. Tenia que encontrar la manera de salir de allí. No había un claro ni nada, no podía respirar. Iba a morir. O eso pensé? de pronto no necesitaba respirar, incluso me descubrí abriendo la boca sin sentir la sensación de ahogo.
Mi vista fue haciéndose borrosa, no podía distinguir muchas cosas a mi alrededor, los colores se desvanecían. Sentía mi cuerpo reduciéndose y compactándose. Este se fue sintiendo mas blando y frío, muy frío. Ya no podía ver nada. Solo flotaba en el vacío y sentía, sentía como mi cuerpo se desfragmentaba en miles de pedazos. Aun así, a pesar de no tener cuerpo, mi conciencia seguía efectuándose en el vacío. Oi una voz, un gemido o varios quizás. Otra vez era succionado a alta velocidad, pero esta vez no sentí dolor alguno. Mi conciencia termino desapareciendo, y lo que quedaba de mi también.
Con esto en mente, abrí los ojos de golpe con el estruendo de mi silla y mi cuerpo cayendo sobre el duro suelo de la cafetería. Pensé que había muerto en un orgasmo.

6 thoughts on “Homeless

Responder a Electro-Zombie Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *