El lugar de nuestra guerra

Resuenan las campanas, la atención se enfoca sobre nuestro líder. Sus palabras se vuelven eco de nuestro espíritu, con cada palabra nos da tanto valor como miedo. Estas preparado –me dije a mi mismo en voz baja- has entrenado para este momento mucho tiempo. Allá en el horizonte ya se divisa al enemigo, suenan una vez más las campanas y la tensión aumenta. Vamos es la hora –me digo para darme ánimos y seguir adelante- Eres nuestro héroe así que no te retires ahora. Cada vez está más cerca, mi corazón se acelera a un ritmo en el que puedo sentir casi como si se reventara. Es la hora, la hora de empezar esta guerra por defender lo que creo. Trago mi último aliento y salgo al campo de batalla mientras lentamente transformo mi imagen para parecer relajado y no se noten mis nervios. El enemigo ya se encuentra enfrente mío, es la hora de enfrentarlo con honor o morir en el intento. … Ya pasó un tiempo desde que la guerra empezó y ahora el momento crítico se cierne sobre mí. Siento como si vida estuviera pasando delante de mí, los buenos y los malos momentos. Me viro hacia el horizonte y solo siento como de mi salen lentamente las palabras que de niño jamás pensé que serian tan difícil y complicadas de decir y menos cuando se lo tienes que decir a alguien de frente para poder culminar con todo. Yo… yo te a… Yo te amo mucho, Lucy! Desde el primer momento que te vi, por favor sal conmigo! –dije con el tartamudeo incomodo de los nervios. Lentamente ella me miro, y por ese pequeño instante de eternidad vi como en su cara se dibujo una pequeña sonrisa a la par que trataba de disimular esta con una sorpresa. Se acerco a mi oído y susurro -Ya lo sabía, solo que no me esperaba y te confesaras así! Es bonito que tengas esos sentimientos puros hacia mí y me dan mucha felicidad. Lentamente y en mi sorpresa ella ataco con la suavidad de una pluma mis labios y luego desapareció en la distancia rápidamente, mientras me decía: Nos vemos mañana en el mismo lugar de hoy porque yo también te amo!

Autor: KOTW King 

Edad: 18

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *