Historia sin Titulo

Capitulo 2

A la mañana siguiente, la princesa tomó otra vez sus atuendos de pueblerina y se lanzó hacia el árbol del balcón. Al llegar abajo, Angel la esperaba.

  • ¿No tienes algún otro lugar por donde coger que no sea la alcoba de la princesa? – dijo Angel intrigado.
  • Realmente, prefiero salir por ahí – dijo Rai – ¿que planeas enseñarme hoy?
  • Bueno señorita, hoy tenemos la prueba de tiro con arco – dijo Angel con elocuencia – ¿Sabes cuales son los requisitos verdad?
  • Ehm… – dudó Rai.
  • Bueno te llevaré a un lugar donde aprenderás – dijo Angel – Sigueme.

Caminaron un largo trecho hasta los jardines privados de palacio de tiro con arco. Angel y Rai subieron a un árbol para observar mejor a los practicantes.

  • Pense que íbamos a practicar – protesto Rai.
  • Primero tienes que saber como practicar, no queremos que le saques un ojo a nadie – dijo Angel – Observa con mucha atención a esos dos.

En el campo de practica dos jóvenes bien vestidos y escoltados por un grupo de guardias competían sin descanso.

  • Te lo digo Aizart, nunca podras superarme – dijo uno – He sido campeón tres años consecutivos.
  • Lo se señor, pero eso no me impide pensar que algún día seré capaz de superarle – dijo Aizart de buen humor.

Aizart clava una flecha aun mas cerca del centro de la diana que la previa de su señor.

  • Es cierto, debo admitir que has estado mejorando – dijo el primer joven apuntando nuevamente al blanco. Al desprenderse de su flecha esta atravesó sin problema alguno la de Aizart.

Desde el árbol, Angel le indicaba a Rai con movimientos y gestos cuando algo estaba mal o bien. Pero Rai no atendia a los gestos, miraba al chico al cual acompañaba Aizart, era galante y tenia buen porte. Parecia ser un príncipe, uno verdaderamente agradable. Embobada en sus fantasias Rai se fue acercando mas al extremo de la rama que la sostenia y antes de que angel pudiera ayudarla cayo al campo de tiro.

  • Oh oh – dijo angel escondiéndose en el follaje – Rai, lo siento pero tendras que resolver esto tu sola.

Los guardias la rodearon enseguida sin darle espacio a movimiento, bruscamente la tomaron por los brazos y la llevaron ante Aizart y el príncipe.

  • ¿Que hace alguien del pueblo en dominios de palacio? – dijo Aizart acercándose a Rai – ¿Planeabas atacarnos?
  • Me parece que se trata de un malentendido, puesto que no lleva armas – dijo el príncipe mirando detenidamente a Rai – ¿A que has venido?
  • He… he venido a aprender de usted como lanzar con arco – dijo Rai con timidez.

Todos los guardias rieron sin control. Aizart y el príncipe les miraron con seriedad lo que provoco su silencio.

  • ¿Y has logrado aprender algo? – indago Aizart.
  • Muy poco, pero me gustaría intentar al menos una vez si ustedes me lo permitieran – dijo Rai levantando la cabeza.
  • Soltadle, dejen que lo intente – dijo Aizart – si logra vencer mi puntuacion o la de mi señor es libre de irse. Si no decidiremos nosotros que hacer.

Rai temblo un instante, pero tan pronto le soltaron se levanto con seguridad y tomo el arco y única flecha que le otorgaron. Se paro ante la línea de piedras marcada en el suelo, y con trabajo intento apuntar. Este arco era mas rigido que los de palacio, iba a ser difícil lograr la potencia necesaria. Asi que lo que necesitaría era presicion y un poco de ayuda del viento. Esperó con calma y al sentir el mas ligero cambio de la brisa a su favor soltó la cuerda.

La flecha avanzó con seguridad y sin temor hacia la diana, para marcar majestuosamente en su centro. Rai en ese instante se gano la admiración de todos los presentes, incluido Angel.

  • Ta has ganado el derecho de irte libre – dijo Aizart – pero antes, debes decirnos quien eres.
  • No creo que merezcáis saber eso – dijo Rai con soqueteria.
  • ¿Que has dicho? – dijo Aizart levantando por el cuello de la vestimenta a Rai.
  • ¿ Y por que crees que no merzcamos saber quien eres? – dijo el príncipe haciendo a Aizart el ademan de que le dejara en el suelo.
  • Porque no me creerían y se sentirían ofendidos – dijo Rai.
  • Rai callate – murmuro Angel – te meteras en problemas.
  • Yo, Arjan de Sturlia, te ordeno que me des tu nombre – dijo el príncipe – pues seria una deshonra no saber quien es aquel que me ha vencido.
  • Asi que usted es Arjan de Sturlia – dijo Rai – Un placer su majestad. Le presento nada más y nada menos que a su futura esposa, la princesa Aria, o sea yo.

Otra vez los guardias rieron y Aizart no se contuvo esta vez.

  • Como te atreves a ofender a la princesa sucio pordiosero con suerte – dijo Aizart estrellándole hacia el árbol donde se refugiaba Angel. Sacó su espada y la empuño sobre Rai – este es el casitigo de los mentirosos.
  • ¡Espere! – grito Rai mientras se quitaba su gorro para exhibir su extensa cabellera – He dicho que soy la princesa Aria y tengo lo necesario para probarlo.

Levanto su mano mostrando su sello real. Aizart y los guardias se arrodillaron ante ella. Y Angel no pudo evitar asombrarse.

6 thoughts on “Historia sin Titulo

  1. Maldición, soy un aficionado a esto de la lectura. También me gusta este. Voy a ver si leo el primer capitulo qué me lo salte. Pero, una pregunta: ¨¿Por qué se llama una ¨Historia sin titulo?¨ ¿No sé te ocurrió nada?. O tal vez… estas indecisa sobre su nombre.

    Odio el machismo ese, pero sé que es así…
    En Lozhdarya, en el palacio. También te tratan así… de echo muchisima gente muere cuándo los guardias están aburridos. Ya sean hombres o mujeres… Nunca vi qué hiriaran a un niño… Mejor así. La nobleza en algunos lugares suele ser bastante aprovechada, pero hay algunos lugares dondé la diferencia entre noble, y plebeyo es extremadamente alta. En está ciudad que mencione. Existen dos barrios. ¨El barrio pobre, y el Rico: Ya te puedes imaginar de la diferencia existente. Esa historia, me recordo ligeramente a la de Lozhdaryia… Mis memorias comenzarón a volar, y recorde mis momentos allá. Pero olvida eso… A parte es muy larga para contar. Solo son breves historias de mi pasado.

    1. Raro! qué un comentario cómo este no sea respondido. Me sorprendió bastante… Y no suelo ver este tipos de mensajes gigantes, e incluso con este tipo de ejemplo: Lozhdarya qué ciudad tan interesante. ¿Recuerdas en aquella epoca cuando la homofobia era un plato de carne perseguido, y cualquier cosa te condenaba a muerte? Lo digo solo para que recuerdes qué incluso en la sociedad humana pueden suceder ese tipo de cosas. Y Lozhdarya es una ciudad de demonios, expecificamente Qubus.

      1. Me gusta oir lo que las personas tienen que decir y no suelo debatir mucho o comentar en temas dobre los cuales no poseo dominio. Por ello escucho o leo para aprender. Y con respecto a la primera pregunta. La respondere en una entrada.

      2. Comprendo, compredo…
        A parte es como dice Lucy es un tema dondé ella no tiene mucha fuerza. y con respecto a mis comentarios hermanita. Yo personalmente comento en grande para decir cada una de mis palabras. Sabes que digo lo que pienso. Soy pesimo con las indirectas…
        Tengo ganas de seguir leyendo

Responder a Lucy Krugger Zolev Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *