Prólogo

El mundo tal y como lo conocemos es solo una mínima parte de lo que es en realidad. El planeta Tierra forma parte de lo que es la Vía Láctea que a la vez es parte de una galaxia, que apenas conforma un 0,1% del universo. Hacia los confines de este se encuentra también el límite de esta dimensión: La dimensión Polster. Una dimensión que en sus inicios fue diseñada para las personas sin poderes.

También existe la dimensión de los portadores de estas habilidades llamadas poderes: la dimensión Guëist. Este mundo hace muchos años, allá en el 2016, se vio afectado por uno de sus pobladores, Deimad. Quien bajo el nombre de “El Supremo Obscuro”, en acto de venganza planeaba robar todos los poderes de la dimensión. Acción que fue destruida por la salvadora de las dimensiones polster-guëist: Lucy Krugger. Quien, con su grupo, logró acabar con la maldad de Deimad. Pero una noche, poco antes de morir, notó que el alma de su peor enemiga acababa de reencarnar. No había nadie mejor para derrotarla que quienes lo hicieron en un principio, pero en el estado actual en el que se encontraban todos les era imposible. Habían transcurrido casi 83 años desde el suceso. Por ello personalmente me pidió que me encargara de guiarla a ella y a los demás partícipes al nuevo escenario con un nuevo cuerpo y una conciencia que recobrarían al cumplir 15 años.

¿Qué quién soy yo? El único que ha sobrevivido a esta loca aventura y quien único podrá guardarla y contarla para futuras generaciones. Soy el ente más temido de la dimensión Guëist y el amigo más querido por Lucy Krugger. Yo soy el espíritu de la muerte de la dimensión Guëist: Shi Dedeat.

Ahora, escucha atentamente la continuación de esta historia. Que comienza ahora en la dimensión Polster, nuevamente en Cuba, a partir del 26 de enero del año 2099.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *